Etiquetas

Medio amodorrados por el cansancio y por una tenue luz azulada que inunda el paisaje. Al llegar a Smolensk nos recibió el sol, un presagio de lo que iba a suceder al día siguiente.

Anuncios