Etiquetas

Entre todos los momentos maravillosos destacamos uno en el que, acurrucados en nuestro regazo, nos escucharon tararear la melodía de esta canción infantil rusa: Dos ocas alegres.

Dos ocas alegres vivían con una abuela,
La una gris, la otra blanca, dos ocas alegres.

Las ocas se lavaron los pies en una charca,
La una gris, la otra blanca, se lavaron los pies en una charca.

Y cuando terminaron, se escondieron
La una gris, la otra blanca, se escondieron.

La abuela grito: -¡Mis ocas han desaparecido!
La una gris, la otra blanca, han desaparecido.

Las ocas salieron e inclinándose saludaron a la abuela,
La una gris, la otra blanca, inclinándose saludaron a la abuela.

Podéis escuchar más en la web Mama Lisa’s World.

Anuncios