Etiquetas

Cumplimos dos semanas de convivencia familiar. Una la pasamos en Rusia mientras hacíamos los trámites de vuelta y otra aquí en casa. Han sucedido muchas cosas que tienen que ver con nosotros como pareja, con nuestra relación con los peques, la de ellos entre sí y con nosotros. Luego está el desarrollo personal que Cola y Losha están experimentando en su transición de los 2 a los 3 años. En fin, que aunque todo pueda parecer una olla a presión en realidad está resultando un guiso a fuego lento.

De lo sucedido en este tiempo destacamos dos momentos muy emotivos: el día en el que Losha se nombró señalándose a sí mismo y cuando Cola lleno una hoja de garabatos identificando cada uno alternativamente con su nombre y el de su hermano.

Pero hoy ha sido un día muy especial para los cuatro porque, por primera vez, los peques nos han estampado un sonoro beso en la mejilla. Ya lo habían experimentado con el peluche que cada uno lleva en el coche pero por fin hemos sido sus protagonistas.

Anuncios