Etiquetas

,

Después de la Fiesta de la Sardina ayer tocó la de San Roque. Para los peques, y también para nosotros, fue la primera vez. Después de subir la cuesta hasta la capilla, cumplieron con la tradición de tirar de la campana (aunque fueron más de las siete veces necesarias para que se cumpla el deseo). Allí confirmamos una impresión: a Cola y Losha no les gusta la gaita. Y es que los pobres la asocian con el desfile de cabezudos que recorrió las calles de Candás durante estos días. Fue oír su sonido y ponerse a llorar. ¡ A ver cómo lo solucionamos !

Luego nos sentamos en el prao a degustar empanada con relleno dulce, chorizo criollo y helado. El ambiente fue formidable y el mejor resumen este diálogo de vuelta a casa:

– ¿ Qué tal te lo has pasado ?

– Bien

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios