Etiquetas

,

irnos de vacaciones.

Esta Semana Santa nos hemos escapado hasta Valladolid buscando el sol y un ambiente seco. Los hemos encontrado y también tranquilidad suficiente para desconectar de la rutina del día a día. A la ida paramos en Medina de Rioseco, un lugar que para papi y mami tiene un encanto especial porque fue punto de partida y de llegada de una de sus rutas en bici más queridas: el Canal de Castilla.

CANAL

También hicimos una escapada hasta la Sierra Norte de Madrid (pasando por Cuéllar) para encontrarnos con una parte de la familia que tenemos en la capital.

Los peques se han portado como unos campeones y disfrutaron a tope. Los parques y jardines fueron nuestro lugar de esparcimiento, aunque también coincidimos con algunas procesiones. En torno a ellas montamos una historia que acabó enganchándonos a los cuatro: las puertas de las iglesias eran puertas de los gigantes, de las imágenes de los pasos, y los procesionantes los encapuchados. El castillo de Cuéllar acabó siendo otro lugar donde viven los gigantes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Anuncios