Etiquetas

img_20160915_175323

Durante estas vacaciones hicimos obras en casa. Entre otras reformas adecuamos una habitación en la que los peques, ahora que empiezan una nueva etapa escolar, pueden jugar, crear o hacer tareas (del cole o no). A la hora de escoger muebles, y después de darle algunas vueltas, nos decidimos por unos que se pudiesen adaptar en altura según Cola y Losha van creciendo. Buscamos diferentes opciones valorando calidad y precio; al final optamos por tres muebles de IKEA: la mesa BEKANT (amplia y que también se convierte en una cueva que los peques habitan en sus fantasías), la silla FJÄLLBERGET (sin ruedas, para evitar que practiquen la modalidad coches de choque) y el reposapiés DAGOTTO (que asegura una postura ergonómica)

Anuncios